El poder de la información es un derecho de todos
 
ÍndiceRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Todo sobre el cancer,Parte 1

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
El Administrador
Admin
Admin
avatar

Mensajes : 1217
Fecha de inscripción : 08/11/2013

MensajeTema: Todo sobre el cancer,Parte 1   Vie 22 Nov 2013, 19:31

Todo sobre el cancer,Parte 1


DEFINICIÓN 


El cáncer es un conjunto de enfermedades en las cuales el organismo produce un exceso de células malignas (también conocidas como cancerígenas o cancerosas), con rasgos típicos de comportamiento y crecimiento descontrolado (crecimiento y división más allá de los límites normales, invasión del tejido circundante y, a veces, metástasis). 

La metástasis, característica de muchos tipos de cáncer, es la propagación a distancia, por vía fundamentalmente linfática o sanguínea, de las células originarias del cáncer, y el crecimiento de nuevos tumores en los lugares de destino de dicha metástasis. 

Todos los cánceres empiezan en las células. Las células son las unidades básicas que forman los tejidos del cuerpo. Para entender mejor qué es el cáncer, es necesario saber cómo las células normales se vuelven cancerosas. 

El cuerpo está compuesto de muchos tipos de células. Estas células crecen y se dividen para producir nuevas células conforme el cuerpo las necesita. Cuando las células envejecen, mueren y éstas son reemplazadas por células nuevas. 

Pero a veces, este proceso ordenado de división de células se descontrola. Células nuevas se siguen formando cuando el cuerpo no las necesita. Cuando esto pasa, las células viejas no mueren cuando deberían morir. Estas células que no son necesarias pueden formar una masa de tejido. Esta masa de tejido es lo que se llama tumor. No todos los tumores son cancerosos. Los tumores pueden ser benignos o malignos. 

El nombre del cáncer depende del órgano o tipo de célula donde empezó u originó. Por ejemplo, el cáncer que empieza en el estómago se llama cáncer de estómago. Algunos cánceres no forman tumores. Por ejemplo, la leucemia es un cáncer de la medula ósea (el tejido esponjoso dentro de los huesos). 


 

 



BIOLOGÍA DEL CÁNCER 

Normalmente, las células crecen y se dividen de forma controlada y previsible. Su tamaño y número no deben sobrepasar lo que el organismo necesita para funcionar. En este proceso se pueden producir alteraciones, una de las cuales es la hiperplasia, que consiste en un aumento del número de células normales en un tejido u órgano. La hiperplasia puede ser normal o anormal y se produce en respuesta a diversos estímulos identificables. Por ejemplo, durante el embarazo, el tejido glandular mamario y la musculatura uterina sufren cambios hiperplásicos que son consecuencia previsible de la estimulación hormonal. También se puede producir una hiperplasia anormal o patológica, como sucede en una irritación crónica de la piel. No obstante, las alteraciones hiperplásicas cesan cuando se elimina el estimulo. Clínicamente, los cambios hiperplásicos anormales son importantes, ya que se asocian a mayor riesgo de desarrollo de neoplasias. La conversión de un tejido normal en una forma anormal recibe el nombre de metaplasia; en estos casos, solo el tipo celular totalmente maduro es sustituido por otro. La metaplasia se puede producir como respuesta a lesiones o a irritaciones o inflamaciones crónicas. En los bronquios de los fumadores, se observan cambios metaplásicos, por lo que las células epiteliales cilíndricas ciliadas son sustituidas por células escamosas. Esta respuesta tiene probablemente un carácter protector, ya que las células escamosas son más resistentes que las ciliadas. Por lo general, la metaplasia remite por si sola cuando se elimina la causa que la produzca. 

Displasia. Otra de las alteraciones que pueden producirse es la alteración en el tamaño, la forma y la organización de la célula. Lo más habitual es que sea consecuencia de una irritación o inflamación crónica. Los fumadores pueden mostrar alteraciones displásicas de sus tejidos respiratorios y en la mucosa oral. Como sucede en la hiperplasia y en la metaplasia, la displasia también puede ser reversible si se elimina el estimulo, pero su asociación con cambios neoplásicos subsiguientes es mucho más estrecha. 

Las células indiferenciadas (es decir, las que son primitivas o están mal desarrolladas) que han perdido su organización estructural son las responsables de la anaplasia. Las alteraciones anaplásicas pueden variar en grado, pero cuando son intensas se consideran como una indicación de cáncer. 

El termino neoplasia significa " algo de nueva formación" y se utiliza de manera sinónima con tumor (tumefacción). Una neoplasia es un crecimiento anormal del tejido sin función útil y que mantiene un crecimiento no controlado, incluso si se elimina el estimulo. Aunque su crecimiento suele ser rápido, las neoplasias pueden crecer lentamente durante años antes de ser detectadas. Las neoplasias pueden ser benignas o malignas, pero todas tienen capacidad lesiva porque compiten con los tejidos normales por los elementos nutritivos y pueden afectar a las estructuras adyacentes. Los tumores benignos y malignos se diferencian en cinco aspectos fundamentales. 


Características de las células cancerosas 


· Metabolismo 

Las células normales utilizan la glucólisis aerobia para su metabolismo, es decir, necesitan oxigeno para mantener las actividades celulares. Las células malignas parecen recurrir en mayor proporción a la glucólisis anaerobia, por lo que son menos dependientes del oxígeno. Como consecuencia, las células del centro de un tumor pueden sobrevivir incluso con mala oxigenación. Estas diferencias metabólicas pueden ser consecuencia de distintas estructuras y cantidades en las enzimas intracelulares. 

· Crecimiento y propagación 

Los tumores malignos crecen de una forma ilimitada. Evitan los procesos normales de la producción celular, manifestando la propiedad de la autonomía. Normalmente, el crecimiento celular está limitado gracias a una inhibición por contacto que se produce cuando las células dejan de dividirse o de moverse al entrar en contacto entre ellas. Las células cancerosas también pierden la propiedad de adherencia, que es la tendencia de las células normales a permanecer juntas. Estos son factores esenciales para la diseminación metastásica. La falta de inhibición por contacto y de adherencia se debe al mayor número de enzimas degradativas de superficie que se sabe estimulan la capacidad de filtración y de diseminación. Otra alteración de las características de crecimiento es la incapacidad de diferenciación o de madurar por completo que muestran las células cancerosas. En todas las neoplasias malignas existe una falta de diferenciación variable, que oscila entre los tipos celulares bastante bien diferenciado y los mal diferenciados. Por lo general, cuanto menos diferenciadas sean las células, mas rápido será el crecimiento del cáncer, aunque las excepciones son numerosas. 



 


Son muchos factores que influyen en último término sobre la replicación de las células malignas y sobre el aspecto final de las masas tumorales clínicamente detectables. La mayoría de los tumores pesan al menos 1 gramo y tienen 10 células en el momento en que son clínicamente detectables. Existen tres factores claves en la progresión de un tumor hacia una masa detectable: 

1) El tiempo de duplicación de la célula maligna (tiempo que el tumor tarda en duplicar su tamaño). 

2) La proporción de células que entro de la masa tumoral continúan siendo viables y replicándose (también llamada " fracción de crecimiento" ). 

3) La velocidad con la que las células se desprenden y se pierden de la masa original. 

La mayoría de las células de los tumores no forman parte del grupo en replicación. La fracción de crecimiento de determinados tumores de replicación rápida suele alcanzar casi un 20%; la del tejido epitelial normal es de alrededor del 16%. La mayoría de los canceres suelen tardar varios años en ser clínicamente detectables, aunque algunos pueden serlo en pocos meses. 

Existen otros factores del huésped que influyen en el crecimiento tumoral. Las variaciones en la irrigación sanguínea (y, por tanto, en el aporte de elementos nutritivos) son fundamentales. Las células de la superficie tumoral proliferan de forma más rápida que las del centro y estas últimas tienden a morir. Las hormonas también pueden influir en la proliferación de las células tumorales, sobre todo en los tumores que se originan en tejidos cuya función es depender de las hormonas (por ejemplo próstata, mama, endometrio). La proliferación de algunos de estos tumores puede hacerse más lenta si se reduce la estimulación hormonal. Por último, las células cancerosas no dependen de los factores de crecimiento como lo hacen las células normales; por tanto, las células cancerosas pueden proliferar con concentraciones de factores de crecimiento muy inferiores a las que necesitan las normales. 

A medida que el tumor crece, sus células van haciéndose progresivamente heterogéneas. Desarrollando diferencias en su composición genética, en su capacidad infiltrativa, en su velocidad de crecimiento, en su respuesta a las hormonas, en su potencial metastásico y en su sensibilidad a los tratamientos antineoplásicos. Estos cambios se deben a mutaciones aleatorias que se producen durante la progresión del tumor y pueden ser la causa de que un cáncer presente una gran resistencia a cualquier terapéutica específica. 



· Cambios estructurales 

Además de las características del metabolismo y del crecimiento, también son evidentes los cambios estructurales intracelulares. En las organelas celulares, como las mitocondrias, el aparato de Golgi, las vacuolas y los centriolos, se pueden producir alteraciones. El núcleo también cambia, sobre todo en lo referente a los cromosomas. El número de cromosomas y genes puede cambiar y producirse traslocaciones de genes entre distintos cromosomas. 

· Carcinogénesis 

La carcinogénesis consiste en la transformación de las células normales en células malignas. Un carcinógeno es una sustancia que puede producir alteraciones en la estructura y función de una célula que den lugar a un cáncer. 

La potencia y la dosis del carcinógeno desempeñan un papel importante en el desarrollo de la neoplasia maligna. Aunque la controversia es grande, la mayoría de los autores coinciden en que la carcinógeno es un proceso complejo que afecta a muchos estadios provisionales a medida que la célula va sufriendo la transformación. Los factores ambientales y la forma de vida pueden estar relacionados con la mayoría de las neoplasias malignas. Además, hay otros muchos factores de huésped que afectan a la sensibilidad que tienen la célula hacia los cambios carcinogenéticos. 

Se han propuesto varias teorías sobre la carcinogénesis, pero la mayoría contempla acontecimientos claves simulares: iniciación, promoción y progresión. La iniciación consiste en una lesión irreversible del ADN de una célula tras una exposición a agentes carcinógenos, como productos químicos, la radiación o los virus. 

En la actualidad, una gran parte de la investigación está dirigida a estudiar el papel que desempeñan los oncogenes de este proceso. Un oncogén es una forma ligeramente alterada de un gen normal necesario para el crecimiento y la reparación celular. El oncogén puede provocar un cáncer cuando se activa. Aunque los carcinógenos pueden activar los oncogenes, existen otros factores aun por identificarlos que también pueden hacerlo. Se ha propuesto incluso que en cada tipo de tumor se activa un oncogén específico. 

La teoría de los oncogenes constituye el hilo conductor de una explicación unificada sobre la naturaleza de todos los canceres. La célula iniciada y mutada puede dar a lugar células hijas que son portadoras de la misma alteración del ADN. El ADN alterado es el factor crítico en el desarrollo final de una célula maligna. A iniciación por sí sola no se traduce en la forma de un tumor, a no ser que el iniciador sea un carcinógeno completo, Es decir, capaz de producir tanto la iniciación como la promoción. El humo del tabaco es un ejemplo de carcinógeno completo. 

El aparente periodo de latencia que transcurre en la iniciación y la formación del tumor han dado lugar a la propuesta de un segundo estudio en carcinogénesis, la promoción se caracteriza por la expansión reversible de su expresión genética. 

En otras palabras la promoción favorece la transformación celular que comenzó durante la iniciación. Los factores promotores no suelen alterar el ADN, sino que ejercen sus efectos después de la iniciación; sin embargo, hay determinados factores promotores que pueden también actuar como factores indicadores. 

A diferencia de la iniciación, la promoción puede ser reversible, ya sea por la eliminación del agente promotor o mediante la introducción de factores inversores. El alcohol, el amianto, el humo del tabaco y la grasa de la dieta son agentes potencialmente promotores. 

Los anti carcinógenos son sustancias que pueden contrarrestar los efectos de los indicadores. Los anti carcinógeno propuestos (también denominados " factores inversores" ) se encuentra en la mayoría de las dietas y son la vitamina A y el beta caroteno (retinoles), la vitamina C, vítame E y el selenio.
 


TUMORES 

TUMORES BENIGNOS 

Los tumores benignos no son cancerosos. 

Generalmente pueden removerse y, en la mayoría de los casos, no reaparecen. Lo que es más importante, las células de tejidos benignos no se extienden a otras partes del cuerpo. Las células de tumores benignos permanecen juntas y a menudo son rodeadas por una membrana de contención. Los tumores benignos no constituyen generalmente una amenaza para la vida. 

Ejemplos de tumores benignos 

* Papiloma - Masa protuberante en la piel (por ejemplo, una verruga) 
* Adenoma - Tumor que crece en las glándulas y en torno a las mismas 
* Lipoma - Tumor en un tejido adiposo 
* Osteoma - Tumor de origen en el hueso 
* Mioma - Tumor del tejido muscular 
* Angioma - Tumor compuesto generalmente de pequeños vasos sanguíneos o linfáticos (por ejemplo, una mancha de nacimiento) 
* Nevus - Pequeño tumor cutáneo de una variedad de tejidos (por ejemplo, un lunar).
 

TUMORES MALIGNOS 

Los tumores malignos son cancerosos. 

Las células cancerosas pueden invadir y dañar tejidos y órganos cercanos al tumor. Las células cancerosas pueden separarse del tumor maligno y entrar al sistema linfático o el flujo sanguíneo, que es la manera en que el cáncer alcanza otras partes del cuerpo. El aspecto característico del cáncer es la capacidad de la célula de crecer rápidamente, de manera descontrolada e independiente del tejido donde comenzó. La propagación del cáncer a otros sitios u órganos en el cuerpo mediante el flujo sanguíneo o el sistema linfático se llama metástasis. 

Los tumores malignos generalmente se pueden clasificar en dos categorías. 

Carcinomas 

Estos cánceres se originan en el epitelio. El epitelio es el recubrimiento de las células de un órgano. Los carcinomas constituyen el tipo más común de cáncer. Lugares comunes de carcinomas son la piel, la boca, el pulmón, los senos, el estómago, el colon y el útero. 

Sarcomas 

Los sarcomas son cánceres del tejido conjuntivo y de apoyo (tejidos blandos) de todos los tipos. Los sarcomas se encuentran en cualquier parte del cuerpo y frecuentemente forman crecimientos secundarios en los pulmones.
 



CARACTERÍSTICAS DE TUMORES BENIGNOS YMALIGNOS 



Diferenciación 

Las células tumorales se asemejan a las células maduras originales 

Las células tumorales tal vez no se asemejan a las células maduras originales
 



Tasa de crecimiento 

Lenta; puede interrumpirse o retroceder 

Rápida, autónoma; generalmente no interrumpe o retrocede
 



Tipo de crecimiento 

Se expande y desplaza 

Invade, destruye y reemplaza
 



Metástasis 

NO 

SI 



Efecto en la salud 

Generalmente no ocasiona la muerte 

Puede ocasionar la muerte si no se diagnostica y suministra tratamiento
 


CLASIFICACIÓN 

La mayoría de los tumores malignos se clasifican o denominan de acuerdo a una conducta biológica, su función celular, su histología, su origen embrionario o su localización anatómica, el tejido de origen es el tejido normal en el que el tumor surge. Existen cuatro tejidos básicos en el organismo humano: epitelial, conjuntivo, endotelial y nervioso. Cada uno procede de una de las capas del embrión, es decir, ectodermo, mesodermo y endodermo. 

Metástasis 

La propagación de una neoplasia maligna más allá de su localización primaria para desarrollarse en sitios distantes recibe el nombre de metástasis. La enfermedad metastásica sigue siendo la causa principal de dificultades terapéuticas y de las muertes. Si el tumor permanece localizado, la cirugía puede aumentar enormemente las tasas de curación. Por desgracia, en el momento en que el cáncer es diagnosticado, un 50% de los pacientes ya tienen metástasis. Es muy posible que un mejor conocimiento de la enfermedad metastásica sea la clave para el desarrollo de tratamientos eficaces contra el cáncer. 



LOCALIZACIONES HABITUALES DE LAS METÁ STASIS 



TUMORES PRIMARIOS LOCALIZACIONES DE LAS METASTASIS 

Mama Huesos, pulmón, hígado, ganglios linfáticos, encéfalo. 

Cérvix Huesos, pulmón, hígado, intestino, ganglios linfáticos, riñón 

Colon Pulmón, hígado, ganglios linfáticos 

Cabeza/cuello Piel, pulmón, ganglios linfáticos 

Pulmón Huesos, medula ósea, hígado, ganglios linfáticos, riñón, encéfalo 

Ovario Pulmón, hígado, intestino, ganglio linfático 

Próstata Huesos, pulmón, hígado, ganglios linfáticos 



 


TIPOS DE TUMORES SEGÚN TEJIDO DE ORIGEN 



 


FACTORES DE RIESGO 


El cáncer comienza en una célula. La transformación de una célula normal en una tumoral es un proceso que abarca varias fases y suele consistir en una progresión de una lesión precancerosa a un tumor maligno. 

Esas modificaciones son resultado de la interacción entre los factores genéticos de una persona y tres categorías de agentes exteriores, a saber: 

· Carcinógenos físicos, como la luz ultravioleta y la radiación ionizante; 

· Carcinógenos químicos, como el asbesto y el humo del tabaco, y 

· Carcinógenos biológicos, como las infecciones causadas por determinados virus, bacterias o parásitos. 

La mayoría de los cánceres no tienen causas conocidas, surgen espontáneamente por causas que son, por lo tanto, inexplicables. 

Actualmente se están realizando muchos avances en la identificación de causas posibles de cáncer.
 

Radiación 

Ciertos tipos de radiación, como radiografías, rayos de sustancias radioactivas y rayos ultravioletas de la exposición al sol, pueden producir daño al ADN de las células, lo cual puede provocar cáncer. 

Evitando el uso de las lámparas de bronceado, limitando la exposición a la luz solar entre las 10 de la mañana y 3 de la tarde y utilizando filtros solares, es posible reducir el riesgo del cáncer provocado por la exposición a la radiación ultravioleta.
 

Sustancias químicas y de otro tipo 

La exposición a sustancias como es el caso de ciertas sustancias químicas, metales o pesticidas, puede aumentar el riesgo de cáncer. Toda sustancia química que se sabe producir cáncer se conoce como carcinógena. Asbesto, níquel, cadmio, uranio, radón, cloruro de vinilo, bencidina y benceno son ejemplos de carcinógenos conocidos. Estos pueden actuar de manera aislada o conjuntamente con otros carcinógenos, como el humo del cigarrillo, para incrementar el riesgo de cáncer. Por ejemplo, la inhalación de fibras de asbesto aumenta el riesgo de enfermedades pulmonares, incluido el cáncer y el riesgo de cáncer es especialmente alto para las personas que trabajan con asbesto y fuman. 

Tabaco 

Los carcinógenos más comunes en nuestra sociedad son aquellos presentes en el humo del cigarrillo. Se sabe que el humo del tabaco contiene al menos 60 carcinógenos y 6 sustancias tóxicas para el desarrollo. Además de causar 80% a 90% de los cánceres de pulmón, el consumo de tabaco se asocia también con cánceres de la boca, faringe, laringe, esófago, páncreas, riñón y vejiga. La exposición pasiva al humo de los cigarrillos es un riesgo para los no fumadores. 

Evitar los productos del tabaco es una manera de disminuir el riesgo de cáncer de una persona.
 

Alcohol 

La ingestión de alcohol puede facilitar los cambios carcinogénicos iniciados por otros carcinógenos, sobre todo por el tabaco. El alcohol facilita entre el contacto entre el carcinógeno (tabaco) y las células que revisten la parte superior del aparato respiratorio. El consumo de tabaco y alcohol es un factor de riesgo conocido para desarrollar cánceres de cabeza y cuello. 

Terapia de Estrógenos 

La terapia con estrógenos para controlar los síntomas menopáusicos. 

Los estrógenos a grandes dosis o administrado sin ningún suplemento adecuado de progestágenos pueden asociarse a cáncer de mama y endometrio.
 

Herencia 

Ciertos tipos de cáncer ocurren más frecuentemente en algunas familias que en otras, lo cual indica cierta predisposición heredada a la aparición del cáncer. Sin embargo, incluso en estos casos, el medio ambiente desempeña una función en el desarrollo del cáncer. 

Envejecimiento 

Es otro factor fundamental en el desarrollo de cáncer. La incidencia de cáncer aumenta espectacularmente con la edad, muy probablemente porque con la edad aumenta la acumulación de factores de riesgo de tipos específicos de cáncer. La acumulación general de factores de riesgo se combina con la tendencia de los mecanismos de reparación celular a perder eficacia con la edad. 

Nutrición 

El riesgo de cánceres de colon, mama y útero se incrementa en personas obesas. Las dietas con alto contenido de grasa pueden contribuir a la aparición de determinados cánceres, como el de mama, colon y próstata. Los alimentos con alto contenido en fibra pueden ayudar a reducir el riesgo de cáncer de colon. Una dieta variada con gran cantidad de verduras y frutas ricas en vitaminas A y C pueden reducir el riesgo de cáncer de laringe, esófago, estómago y pulmones. Se ha establecido una conexión entre los alimentos salmuerizados, ahumados y curados con nitratos y los cánceres esofágico y estomacal. 

 

Riesgos Laborales 


Determinadas profesiones se asocian a un mayor riesgo de cáncer. La exposición a una serie de agentes industriales (níquel, cromo, amianto y clorato de vinilo, entre otros) aumenta el riesgo de diversos cánceres. Los peligros del amianto se ven enormemente incrementados en combinación con el tabaco. 
Volver arriba Ir abajo
http://los9miles.webnode.es/
 
Todo sobre el cancer,Parte 1
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Todo sobre tablas en BBCode
» TODO SOBRE AUTOS Y PARA LOS AMANTES DE LOS FIERROS DE 4 RUEDAS
» (:Ruta 35, Aquí dejamos todo sobre esta serie de Danna García:)
» Casi todo sobre PASQUALI: MANUALES, PROSPECTOS, INVENTARIO...
» LAS BANANAS DEL SIDA, CURIOSO, Y SOBRE TODO BARATO.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
I.R.I.S. - Institución Relativa a la Investigación Social :: ZONA POLÍTICA, SOCIEDAD, SALUD y LABORAL :: POLÍTICA, SOCIEDAD, SALUD y LABORAL :: POLÍTICA Y SOCIEDAD :: SALUD SOCIAL :: CANCER-
Cambiar a: